domingo, 1 de febrero de 2009

BIENVENIDOS A HELIOSOL


La Energía Solar es la única fuente posible de utilizar sin que al hacerlo estemos rompiendo el equilibrio de la naturaleza. Y mas que en nuestra conciencia o en nuestro conocimiento y “sabiduría”, aprender a usar la Energía Solar está en nuestro código de vida, con un condicionante equivalente a letras de fuego: o lo aprendemos, o estamos condenados a la extinción. Y desde luego, que lo aprenderemos. Como todas las demás especies vivas que nos han precedido, un día llegaremos a encajar en el maravilloso concierto de la vida, en el que hoy somos la nota discordante.

La Biblia Solar, este blog y todo cuanto pueda hacerse a partir de este punto, es simplemente asumir el concepto anterior y vivir de acuerdo con él.

Utilizar la Energía Solar, hacer de ella nuestra aliada, es bastante más simple y sencillo de lo que parece. Como muchas otras cosas que hasta hace muy poco tiempo nos resultaban misteriosos arcanos a los que mirábamos como dioses o manifestaciones de los dioses (El trueno, el rayo, los terremotos, los mares y mareas, las cavernas, el magnetismo, la electricidad) para conocer al Sol todo cuanto requerimos es acercarnos a él de la mano de la ciencia, la verdadera ciencia, esa basada en lógica, sentido común y que sabemos expresar en cifras.

Hasta hace tan solo unos pocos años, (5.000 los mas, 500 los menos) el Sol era para los humanos la representación del mas grande de los dioses. El dominio del fuego y sus formas de manejo ( la pólvora, los aceites, los combustibles,) inflaron nuestra autoestima y cambiaron nuestra concepción de dios, al que empezamos a ver muy similar a nosotros. Y al Sol, como una pelota de fuego puesta en el firmamento por ese nuestro dios todopoderoso para calentarnos y hacernos la vida amable. Hoy, acordes a nuestra época, consideramos al Sol un enorme reactor nuclear que transforma la materia en energía, generando un ciclo perpetuo de transformación que en su largo camino hace posible el milagro de la vida. Algo así como un todopoderoso dios tecnológico.

En fin, las definiciones y concepciones que podamos tener sobre el sol es posible que sigan variando en la medida del avance de nuestros conocimientos, pero lo verdaderamente importante de hoy es saber que la energía de ese nuestro dios Sol o de esa pelota de fuego que nos ilumina, es todo cuanto necesitamos para suplir nuestras deficiencias y continuar nuestro avance como especie, como civilización, como pretendidos ordenadores de la obra maravillosa de la naturaleza y de la vida.

Estudiarlo, atrevernos a ensayar con él, hacerlo nuestro aliado. Ese es todo el cuento.

Los conocimientos elementales de física de que hoy disponemos y las tecnologías que hemos desarrollado para el proceso de los materiales que forman nuestro entorno, son herramientas más que suficientes para hacer del Sol nuestra única fuente de suministro de energía.

Estudiar, combinar y compartir conocimientos, evaluar y enfrentar necesidades y proyectar soluciones, esa es la función de este blog que se abre como sitio de encuentro exclusivo para los lectores de LA BIBLIA SOLAR.

LA BIBLIA SOLAR, más que un tratado de aplicaciones de la Energía Solar, es la presentación de unos conceptos básicos, fundamentales, de los cuales es necesario partir. Esos fundamentos básicos son el punto obligatorio de partida.

Para llegar a un lugar determinado, lo primero que necesitamos saber es donde estamos. Luego establecer cuales son las herramientas, los elementos con que contamos para recorrer el camino. Y luego, a medida del avance, ir dividiendo el camino en etapas. Esos son los fundamentos de LA BIBLIA SOLAR.

Ruego a todos los blogistas que las opiniones, temas o discusiones que se planteen tengan un fin estrictamente científico, despojado de concepciones religiosas o políticas y que en cualquier opinión expresada evitemos herir susceptibilidades, ofender a quienes tienen pensamientos contrarios o hacer críticas ácidas para aquellos que, en nuestra visión, pudieran estar equivocados en sus planteamientos sobre el conocimiento o aplicaciones de la tecnología solar.

Evitemos el cientifismo. Esto es, utilicemos un lenguaje que resulte asequible a todo el mundo. Y despojémonos del egoísmo. Esto es, si tiene una buena idea sobre como hacer algo, no espere a que primero alguien le garantice unos derechos de patente para expresarlo. Ese comportamiento y lo que lo origina es una de las grandes y absurdas ridiculeces e infamias de nuestro tiempo. Algo que habrá que enfrentar y desterrar para siempre.

Bienvenidos. Este blog es su “Casa Solar”.


E-mail: ardilaheli@gmail.com